29/11/15

Noches III

Voy en el tren de cercanías y son las siete de la tarde. Afuera, la noche ha caído de lleno sobre Madrid. Tres chicas salen del baño (¿desde cuándo hay baños en los trenes de cercanías?) hablando casi a voces. Su conversación me distrae de mi lectura.

―…y se asomó a la litera y había dos maricones, que encima eran moros, y estaban ahí, follando.

Deben tener poco más de veinte años. Llevan pantalones de chándal y abrigos brillantes con capucha. Llevan zapatillas deportivas y el pelo largo, alisado y con mechas.

―Joder, qué asco, no cuentes esas cosas.

Son chonis, jóvenes chonis que se preparan para abandonar el vagón en la próxima parada, en Villaverde Bajo. Juraría que una de ellas es mulata.

―Dios… ¿Y no se quedó traumatizada de por vida?

Frente a mí hay una joven con hijab acompañada por su bebé y, a mi izquierda, dos magrebíes que charlan animadamente en su lengua natal. No sabría decir si se han percatado de la conversación de las chonis, que, en un inesperado giro temático, versa ahora sobre el amor y el destino.

Las chicas se bajan del tren. La joven madre acaricia a su pequeño. Los magrebíes ríen sobre algo que sucedió en Plaza Castilla. Yo echo un vistazo al reloj, ansioso por llegar a mi destino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...