13/7/14

Noches II

He llegado a casa borracho perdido a las tantas de la noche y me he puesto a mirar el puto facebook para ver si me habías escrito.

No lo has hecho.

Un rato antes, volviendo en el bus nocturno, un chaval se ha acercado al conductor y le ha preguntado si podía darle una bolsa para vomitar.

La gente cada día está más perdida.

Recuerdo otra noche, también en el búho. A un tipo que iba muy cocido le sobrevino una arcada. Se tapó la boca con la mano, empezó a vomitar y de entre sus dedos salieron chorritos de pota disparados en todas direcciones. Al hombre que tenía delante le cayó un poco en el pelo, pero iba dormido y no se enteró. Una chica empezó a descojonarse viva. Yo, sentado al fondo del bus, pensé: joder, esto es lo más interesante que he visto en toda la noche.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...