3/1/14

Cena

… pues eso quiero, hija, que se me ponga dura,
termina el chiste el abuelo, y hay risas forzadas
porque no es gracioso que un viejo de noventa años
cuente ese tipo de chistes pero tampoco es plan
dejarle padecer la humillación del silencio.

Su nieto está sentado enfrente deseando
que llegue el postre, que termine cuanto antes
este teatro para poder marcharse con sus amigos
y volcar sobre la caja de un cedé un poco
de la cocaína que lleva en el bolsillo.

La abuela falta desde hace un año más o menos
y las hermanas, con lágrimas en los ojos,
preparan café y friegan los platos
mientras recuerdan lo buena que era y cómo aguantó
con estoicismo tantos años al abuelo.

La tele emite de fondo uno de esos rancios
programas en diferido con actuaciones en playback
y justo ahora el presentador y la presentadora
iluminados por los focos del plató
nos desean con fingida alegría feliz nosequé.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...